Marramiau

IV

Espacio vacío, Fran y Eva en una especie de trance.

Frank: La guerra es como el amor: Adictiva.

Eva: O el amor es como la guerra: Adictivo.

(canta) Grábame como un sello en tu brazo, con un sello en tu corazón, porque es fuerte el amor como la muerte, es cruel la pasión como el abismo; es centella de fuego, llamarada divina.

Frank: Si pudieras crear la nada y esconderte en su interior…

Eva: En mi universo extiendo las alas, me arrojo al fuego, muero y respiro.

Frank: Si ser tú no fuera una imposición, ¿qué serias?, ¿quién serias?

Eva: Te siento, te respiro, te sueño, te miento. 

Te extraño, te abrazo, lo siento.

Frank: Aquí estoy, es lo que soy. Aquí mis ojos, aquí mis labios, aquí hoy. Toma mis abrazos, me voy.

Silencio. Todo se ilumina, es el cuarto de eva. Ella está sentada en la mecedora abrazando sus piernas.

Anuncios

Marramiau

III

Eva en una especie de casino con maquinas tragaperras, video juegos, muchas luces de colores fosforescentes, adolescentes hablando, riendo, quejándose, ruidos de monedas y música a todo volumen. Eva está sonriendo, observa la escena mientras come dulces, parece maravillada de lo que ve. 

Eva Mi lugar favorito en el mundo. Aquí es donde la nada comienza, el ruido opaca al pensamiento. Aquí soy todo lo que me rodea. Soy Yo. Todo lo que me rodea Soy Yo.           Nadie tiene percepción de mi condición de alienígena, nadie me ve. (pausa) Es como si la belleza de las formas se desvaneciera. Como si empezara a convivir con el mundo, suprimo la memoria. Dejo de sentir que se me desgarra el estómago y salpico todo con mis vísceras.

Muero y me libero.

(pausa)

 

La escena se interrumpe bruscamente. Todo se vuelve blanco y negro. Eva camina con frio, se sienta frente a una maquina tragaperras y deja caer las monedas.

Voz en Off: Ángel de mi guarda, mi dulce compañía…

 

Marramiau

II

Las sombras de Laura y Pablo en la oscuridad de una cocina. Un poco mas arriba de ellos, se ve la sombra de un gato que juega con su cola.
Laura fuma con pesadez y aburrimiento, observando como Pablo corta y come enérgicamente un filete.

Pablo: Empapeló su habitación con mujeres de revista. Se la pasa sonriendo todo el día y no habla con nadie. Cuando nos topamos en el ascensor he intentado conversar, pero parecía incómoda al contestar.
Laura: Se te olvidó mencionar que camina como un pato (sonido de nevera enfriando)

Pablo: ¿Esconderá algo?
Laura: (murmura) Residuos, chatarra oxidada, nada bueno, ratas y alimañas.
Pablo: ¿Qué conjuras?
Laura: Tiene cicatrices en la mirada.
Pablo: Me gusta.

El gato se queda quieto en posición de caza. La nevera descansa. Laura retira los platos de la mesa. Pablo la abraza.

Pablo: ¿estás celosa?
Eva: ¿De qué? ¿Del ángel atormentado?, no vida mía, no hay bruja sin su arte. ¿Café?
Pablo: Ella es diferente.
Laura: ¿No caga?
Pablo: No es ordinaria.
Laura: Esas son las peores. No sabrás nunca si te descuartizaría mientras duermes.
Pablo: (vuelve a sentarse) Si,café.
Eva: (sirve y entrega) Ve a visitarla.
Pablo la atrae por el brazo hacia el y la besa.
la nevera vuelve a sonar y el gato se va.

Marramiau

Io

Una cama grande de madera toscamente tallada. en las tablas laterales hay escritos varios caracteres que no se alcanzan a distinguir a la tenue luz de vela que alumbra desde una especie de altar. Estamos en la habitación de Eva quien se encuentra sentada con apatia en un sillón viejo. hay un gato visible en un rincón, un vals suena desde un recuerdo lejano.
con un movimiento brusco, Eva se levanta del sillón, la música cesa y ella se agacha a orinar en una vasenilla. se seca y vuelve a sentarse.

Eva: siempre me visto como me siento. Ahora mismo estoy así: sintiéndome. ¿Frank? ¿Me extrañas cuando estoy dentro de mi?

el gato desaparece

Frank: (cerca de donde estaba el felino) Piensa en una canción. Una que te describa.

Eva: lo ideal sería que tu lo hicieras. Por lo menos sería mas romántico ¿no crees?

Frank: suena a reproche. ¿Te sientes sola?

Eva: es algo interior…o superior, no lo sé.

Frank se acerca a ella pero no la toca.

Eva: Ésto es lo que soy.

Frank: ¿Es suficiente para ti?

Eva se levanta pensando en una respuesta, descorcha una botella de vino, sirve dos copas, regresa al sillón con la propia.

Eva:  Me aprieta la piel.

Frank: Desgarrala.

Eva sorbe el vino y se sumerge nuevamente en sus pensamientos. tras unos pocos minutos se pone de pie y con agresividad rasga su ropa. la vela se apaga, pero se sigue escuchando el forcejeo de Eva con su ropa.