La hoja de Niggle-J.R.R Tolkien

« …Encontraron el Manantial en el corazón del Bosque; sólo una vez, hacía muchísimo tiempo, había pensado Niggle en él; pero no llegó nunca a dibujarlo. Ahora comprendió que era el origen del lago que brillaba a lo lejos y la razón de cuanto crecía en los contornos. Aquellas pocas gotas convertían el agua en un astringente, que, aunque bastante amargo, era reconfortante y despejaba la cabeza. Después de beber descansaban a solas; luego se levantaban y las cosas marchaban de maravilla. En tales ocasiones Niggle soñaba con nuevas y espléndidas flores y plantas, y Parish sabía siempre cómo colocarlas y dónde habían de quedar mejor. Bastante antes de que se les terminase el tónico, habían dejado de necesitarlo. También desapareció la correa de Parish.

A medida que el trabajo progresaba se permitían más y más tiempo para pasear por los alrededores, contemplando los árboles y las flores, las luces, las sombras y la condición de los campos. En ocasiones cantaban a una. Pero Niggle se dio cuenta de que comenzaba a volver los ojos, cada vez con mayor frecuencia, hacia las Montañas.

Pronto tuvieron casi todo terminado: la casa de la hondonada, el césped del bosque, el lago y todo el paisaje, cada uno en su propio estilo. El Gran Árbol estaba en plena floración.

“Terminaremos al atardecer”, dijo Parish un día. “Luego nos iremos a dar un paseo que esta vez será realmente largo”.

Partieron al día siguiente y cruzaron la distancia hasta llegar al confín. Este no era visible, por supuesto: no había ninguna línea, valla o muro; pero supieron que habían llegado al extremo de aquella región. Vieron a un hombre con pinta de pastor. Se dirigía a ellos por los declives tapizados de hierba que llevaban hacia las Montañas.

“¿Necesitan un guía?”, pregunto. “¿Van a seguir adelante?”.

Durante unos momentos se extendió una sombra entre Parish y Niggle, porque este sabia ahora que si quería continuar y (en cierto sentido) tenia que hacerlo. Pero Parish no quería seguir ni estaba aun preparado.

“Tengo que esperar a mi mujer”, le dijo a Niggle. “Se sentía sola. Creí oírles que la enviarían después de mi en cualquier momento, cuando estuviese lista y yo lo tuviera todo preparado. La casa ya esta terminada, e hicimos lo que estaba en nuestras manos. Pero me gustaría enseñársela. Espero que ella pueda mejorarla, hacerla mas hogareña. Y confío que también le gustase el sitio.” Se volvió hacia el pastor. “¿Es usted guía?”, pregunto. “¿Puede decirme como se llama este lugar?”.

“¿No lo sabe?”, dijo el hombre. “Es la Comarca de Niggle. Es el paisaje que Niggle pinto, o una buena parte de el. El resto se llama ahora el Jardín de Parish.”

“¡El paisaje de Niggle!”, dijo Parish asombrado. “¿Imaginaste tu todo esto?. Nunca pense que fueras tan listo. ¿Por que no me dijiste nada?”. “Intento hacerlo hace tiempo”, dijo el hombre, “pero usted no prestaba atención. »

Hoja de Niggle es un cuento corto del señor Tolkien (A quién más conocemos por El señor de los anillos) y es mi cuento favorito del autor porque habla del arte como un estado interior y trascendental en la vida y muerte del ser humano. A diferencia del resto de sus obras no hay elfos, ni hobbits y se trata de un texto más personal y simbólico.

Anuncios

5 thoughts on “La hoja de Niggle-J.R.R Tolkien

  1. Muy interesante. Nunca había tenido contacto con La Hoja de Niggle. Espero leerla algún día. De este autor leí sus tres libros más famosos, de adolescente era medio fan suyo, el señor de los anillos, el hobbit y, mi favorito, el silmarillion. Éste último hace un recorrido por toda la historia de la tierra media, desde la creación del mundo hasta la cuarta edad, cuenta los principales mitos, que son como tragedias míticas personalizadas por Tolkien. Todo con un lenguaje lleno de una poesía deliciosa. Hace menos de un año volví a leerlo y sigue emocionándome.

    Siempre es un placer descubrir nuevas obras de este señor.

    Un saludo.

    Me gusta

  2. Me encanta Tolkien. Tengo la mayor parte de su obra, incluso la que su hijo ha editado (y manipulado, a fe mía) con fines comerciales, pero “Hoja, de Niggle” sigue siendo uno de los cuentos más tiernamente profundos, a pesar de su ineludibles reminiscencias cristianas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s