Tu nombre

Dulces y chocolates (entrada anterior)

La casa cultural, es un edificio amplio donde suele dársele espacio a los artistas locales. Una vez pasado al sujeto de la recepción, pude darme cuenta de que el evento era una exposición de fotografías. Todas bastantes coloridas, niños jugando con las palomas de alguna plaza, indígenas vendiendo artesanías en la calle, una novia observando el reloj de la catedral, un hombre llorando de cuclillas en cualquier esquina, un perro callejero mirando hacia la nada…pero me aburro con las imágenes estáticas, comprendo que representan instantes capturados desde el punto de vista y desde el mundo del fotógrafo, pero no puedo evitar concentrarme en las personas que se pasean a mi lado.

Recuesto el hombro en uno de los pilares y los observo deambular, de alguna manera parecen estar fascinados con los retratos. Aunque también podría decir que parecen haberse presentado a un desfile de modas con sus pomposos vestidos de noche y sus tacones imposibles.

Dejo caer con suavidad mi cabeza en el pilar y cierro los ojos. Me duele la cabeza.

—Caray, pero si eres tú—abro los ojos y frente a mi encuentro a una lolita de cabello azul y fucsia que se acomoda unas grandes gafas.

—Sí, soy yo—Enderezo mi cuerpo—Lo que sea que eso signifique

—Eres la chica de la fotografía—Se explica ella tomándome del brazo y arrastrándome hasta un pequeño compartimento de la sala de exposiciones—La chica del cementerio—Señala ella una fotografía a blanco y negro, donde efectivamente estoy.

Así que tú eres el artista. Me pregunto dónde estás, empiezo a temer por mi espacio personal en cuanto la lolita vuelve a tomarme del brazo y me jala para mostrarme el resto de tus fotografías, pero con suavidad suelto su mano y me excuso con ir al baño.

Termino sentándome frente a un enorme marco vacío y me quedo allí. Veo como la lolita vuelve acercarse a mí y hago espacio en la banca para que se siente a mi lado. No hay remedio.

—¿Te aburres?

—No mucho, lo siento, soy algo cerrada para el arte en general.

—No pasa nada, ¿Qué te pareció la fotografía?

—Soy yo.

Veo que ella reprime la risa y me doy cuenta de que me he sonrojado.

—No se te da el «arte en general» porque tampoco se te da expresarte ¿no?

Me quedo en silencio un rato.

—¿Quién eres? —pregunto por fin entornando los ojos y ella me devuelve la mirada sorprendida.

—¡Margarita! —Escucho tu voz y te veo caminar sonriendo hacia nosotras.

Me pregunto si hoy es el día de las sonrisas. Bueno, espero que contigo todos los días sean días de las sonrisas puras.

—Estás roja nuevo—Observa la lolita codeándome. Otra vez invade mi espacio personal.

Me levanto a saludarte, y me doy cuenta que no sé cómo te llamas. Frunzo el ceño porque eso vuelve un poco rara la situación y dejo que me saludes de beso en la mejilla, aunque preferiría que sólo me dieses un apretón de manos.

Anuncios

4 thoughts on “Tu nombre

  1. Pingback: El circo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s