Las flores

Hoy he puesto todo en orden.

De la nada, y después de varios días de sol intenso, el cielo a traído consigo una fría tarde salpicada por la liviandad de los pesares que ya no traen nostalgia. Es como un canto.

Desempolvé las fotografías mentales de mi memoria y deseché aquellas a las que la humedad había manchado tanto que lo rostros se volvieron irreconocibles.

Regué y aboné con cariño las flores que empezaban a marchitarse, y alejé para siempre las mariposas que empezaban a convertirse en plaga dentro de mi estómago.

Respiré y reconecté nuevamente los cables que se encontraban fuera de lugar.

El campo de flores que se extiende frente a mí, es mi lugar de descanso, es mi refugio y soy parte de él.

El rocío en mi vientre es el anuncio de un nuevo día, despierto cada mañana sintiendo la caricia del sol en mis poros. Y de vez en cuando, los vientos atraen hacia a mí, tu presencia. Te sientas a mi lado y aunque ya no entiendo las palabras, el sonido de tu voz es un arrullo que me ayuda a dar flores de mejor color.

Anuncios

4 thoughts on “Las flores

  1. ¡Qué perdida y florida estás hoy! Cuando estoy bien y cuando estoy mal, yo también vivo entre las flores; y además de verdad, sin metáforas por medio. Por cierto, siempre se me olvida, las begonias de la cabecera del blog son (y quedan) muy lindas. Salud(os).

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s