XX

29 de agosto

Gabriel

Disparo a un par de ellos desde la azotea, ya no salen mucho de día, pero por las noches se reúnen todos frente al hotel. Mirando a lo alto, no se atreven a entrar desde que alguien voló la catedral, su punto de encuentro. La Pascana el café donde solíamos venir los domingos, fue el punto más alto que encontré y es realmente práctico pues se encuentra en pleno centro de lo que fue antes mi ciudad.

Recuerdo como se llenaba de turistas y adolescentes, las artesanías de la manzana uno, y los teatreros haciendo espectáculos alrededor de ella, es casi una obra de teatro del absurdo mirar ahora los cadáveres decorando el lugar como si no fueran más que mórbidos muñecos que decoran el escenario. Y el silencio que me hace sentir enfermo por las noches acompañan al putrefacto aroma de pieles muertas y órganos descompuestos.

Aparto la vista de la mirilla del rifle y bostezo estirándome, llevo toda la mañana aquí, tratando de pensar; Ella está abajo, alimentándose…si es que lo hace, recuerdo que apenas si comía cuando la conocí. Está igual de delgada, pero ahora es diferente, ya no parece tan atormentada. Me pregunto si aún conservará el cuaderno de su hermana.

Anuncios

3 thoughts on “XX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s