XIX

—Tenemos una idea de cómo solucionarlo, pero no hemos logrado acercarnos tanto como tú. ¿Quieres unirte a nosotros? Tal vez se te ocurra algo

—Treinta y cuatro cabezas y no se les ocurre nada—  gruño y respondo: —¿Cuándo y dónde?

Al amanecer. Parque urbano. Entrada norte. —Se apaga el móvil.

Ambas nos miramos y sé que ella no está de acuerdo en ir, pero no podemos perder la oportunidad de volar unos cuantos. Bueno, ojalá fuese cierto, ¿Una solución? Ya habíamos concretado que no era un virus porque nos han mordido arañado y todo lo demás y no estamos infectada. La única solución que veo es matarlos a todos.

—Lava esa cosa—Mar señala con la cabeza mi machete, siempre se me olvida hacerlo y luego ya no corta bien, ¿Cómo quiere que recuerde ese tipo de cosas?

Le hecho un poco de agua a un trapo rucio y estrego el arma con el paño y con mis uñas. Tendré que pedirle que me lo afile de nuevo.

Y pensar que nunca me gustaron las armas y ahora hasta lo disfruto, vamos, no el asesinar si no el defenderme, es diferente, digo yo.

Anuncios

9 thoughts on “XIX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s