Suicidio

Estoy aquí sentado frente a mí, tratando de sobrellevar mi propio peso. Tratando de no ahogar mi triste felicidad caduca en copas vacías, en sinsentidos absolutos. Rindiéndole homenaje a la soledad aferrada a mi cintura y a la mirada que se perdió buscando una razón para despertar algunas mañanas.

En la suma de los errores que he cometido, suicidio no se suma a la larga lista que besa mi cuello y se tatúa en las cicatrices de mis muñecas, suicidio es la palabra que me anima a no ser derrotista, a enfrentarme a la inocua persona que me refleja el espejo. Aun cuando sienta el corazón sin alma, la vida sin sentido, los pies de cemento, las lágrimas en las mejillas; en los intervalos de mis días, busco la razón para no besar los fríos labios de la inexistencia.

Y si tengo ganas de gritar, lleno de aire mis pulmones.
Y si tengo ganas de llorar, me encontrarás por los rincones.
Y si tengo ganas de callar, huiré dentro de mi caparazón.
Y en algún momento, prometo, saldré de nuevo a perseguir al conejo.

Anuncios

2 thoughts on “Suicidio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s