VI

-¿aló?- aún sigo temblorosa en la biblioteca, han pasado treinta minutos y nadie ha entrado, tal vez debería huir, pero debo enfrentar la situación.

-¿Jael, estas bien? Te oyes extraña.Soy Gabriel, llamaba para saber si querías acompañarme hoy…disculpa si llamo en mal momento.

Cuelgo. Gabriel. No lo pienso y voy corriendo a su casa. Llego en quince minutos, más o menos… tengo manía con calcular el tiempo cuando estoy nerviosa.

Tomo a pequeños sorbos una infusión de manzanilla mientras él me observa expectante. No le he dicho nada, tal vez no debería estar acá, ¿Qué hacer? Son muchos pensamientos a la vez. Mordisqueo distraídamente la piel de la manzana verde que él me ofrece, es muy amable este chico, aun no me dice porque no sale nunca…

Le muestro el diario de mi hermana y leo en voz alta la historia de Lourdes, Gabriel me escucha con los ojos entrecerrados y un halo de tristeza en su expresión me recuerda la mirada anciana de Leandra. Me detengo durante unos segundos y me pide que continúe. Cuando termino el relato, he decidido quedarme con él.

Continúa la historia…

Anuncios

2 thoughts on “VI

  1. Pingback: V

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s