Paseo nocturno

Estaba y no estaba, rumiando la “sabiduría” humana, mientras escuchaba “i don’t love you” de My Chemical Romance; caminando por el paseo de Tajibos, que eran sutilmente decorados por la luz de la luna y las luces amarillas artificiales que le daban un toque sepia al momento. Regresaba de clases pre universitarias, y venía de pésimo humor, había ido a orientarse vocacionalmente, pero se había sentido mediocre en el lugar. Tampoco sentía mucha presión por parte de su familia respecto a su futuro. Lo primordial era que ella saliera pronto de casa e hiciera su vida, como correspondía. Si se casaba, mejor. No debía perder el tiempo probando “los placeres de la vida”. Eso era cosa putas

Pero Margarita no esperaba nada de la vida, le temía al final preciso y buscaba adelantar el momento con premeditación. En su país natal Margarita solía escuchar que entre ancianos se preguntaban frecuentemente cuantos hijos seguían vivos. Al parecer ellos recordaban una juventud de guerra y muerte.

Su abuela doña Adela, sonriente como siempre, esbozaba una sonrisa coqueta y decía: “todos, gracias a Dios,” Margarita había heredado esa sonrisa, pero a diferencia de su abuela deseada por valiosos pretendientes, no había conquistado a nadie con ella.

Se sentó en una banca de madera, típica de la ciudad que estaba sembrada de paseos, plazas y plazuelas. No deseaba llegar temprano a su casa, había encontrado trabajo en un boliche, en pleno centro de la ciudad y con el primer sueldo se independizaría, necesitaba salir de los planes paternos y confirmar su existencia. Por supuesto lo había pensado muy bien, e incluso se había asegurado de conseguir un departamento en alquiler junto Marcela, Julio y Vane. Habían tratado de disuadirla, pero era difícil hacerla cambiar de opinión.

-sabía que te encontraría acá… bueno primero pase por el cementerio y tu casa. -Matías se sentó a su lado dándole un pequeño empujoncito y ella sonrió. Le agradaba la presencia de Matías. Le guiño el ojo y ambos se quedaron en silencio. Matías era un tipo agradable, poco a poco había llegado a convertirse en uno de esos amigos que margarita se resistía a perder, puesto que era interesante y sabía callar en el momento adecuado, algo que ella valoraba.

Él era impredecible, y ella trataba de sobrellevar su propia personalidad, así que ambos se abstenían de dar opiniones y llevaban una amistad segura.

Algo que sobresalía en ella era su manía de dar regalos a quienes le agradaban, el más bien era un poco huraño. Pero había terminado por aceptarla.

– ¿estas seguras? Dijo el al final de unos minutos de verla solemnemente concentrada en sus pensamientos

– claro que sí- afirmó ella, solo por llevarle la corriente. Eso le agradaba a él, que ella no se cohibía tan fácil.

– ¿para qué me buscabas? -preguntó de repente Margarita.

– tengo un libro, algo extraño, de poemas. Te va a gustar. –lo saca de su bolso de estudiante- El Yanguruturo.

Ella sonríe, se siente un poco cohibida, pero acepta el obsequio en silencio. Le avergüenza aceptar regalos

-gracias- musita- esta noche empiezo a leerlo.

Él esboza una de esas sonrisas que tanto la irritan a ella, pero fingió no haberla visto y se levanta lentamente.

Ambos caminan en silencio por el paseo de mausoleos que ella se le antoja mágica, llena de historia. De vida.

-¿por qué te gusta leer? – Matías a veces no podía evitar demostrar que Margarita, le intrigaba.

Margarita, suspira. “¿Por qué leo?”

-por curiosidad-su sequedad aclaró a Matías que ella no estaba con muchas ganas de conversar y volvió a sonreír, viendo el brillo fugaz que se asomaba en sus ojos cuando lo hacía.

.

Anuncios

7 thoughts on “Paseo nocturno

  1. Creo que éstos escritos tan originales y bien descritos merecen un repaso inmediato y previo a la publicación. O te podría suceder, que se acumulen tantos cuentos que, devenga en imposible la tarea. Activas el corrector ortográfico? Desde que me ayuda Open Office se ha reducido mucho el esfuerzo. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s