Sueño 1

Iba cabalgando en un caballo rojizo entre árboles de ramas sin hojas ni flores. Era un pequeño bosque, sin caminos hechos por humanos; de una vegetación húmeda que dificulta el paso.

Cuando ya empezaba a molestarme la montura  y mi espalda no aguantaba el bamboleo del animal, se abrió ante mí un claro infinito que parecía iluminado con luces brillantes. En medio del claro un hermoso árbol de mandarina se mecía al viento con delicadeza como bailando una melodía que solo si prestaba mucha atención podía oír.

Del árbol pendían cuatro mandarinas, una muy grande de un redondez perfecta, pero cuando le saqué la cáscara, y pese a su aspecto jugoso la encontré amarga  e incomible. Mientras el caballo pastaba en la hierba, temeroso a acercarse al árbol, yo pelé las otras tres mandarinas, dejándome cada una la sorpresa de estar secas por dentro, sin sabor  y pálidas…

Anuncios

5 thoughts on “Sueño 1

  1. ¿La trama de este relato la has soñado? Es curioso, frecuentemente cuando me acuerdo de lo que he soñado pienso -joder, que sueño más surrealista, hay cierta creatividad en él -. Alguna vez he escrito alguno de mis sueños.

    Me ha gustatado la creatividad y la arbitrariedad del texto.

    ¡Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s