Marramiau

Io

Una cama grande de madera toscamente tallada. en las tablas laterales hay escritos varios caracteres que no se alcanzan a distinguir a la tenue luz de vela que alumbra desde una especie de altar. Estamos en la habitación de Eva quien se encuentra sentada con apatia en un sillón viejo. hay un gato visible en un rincón, un vals suena desde un recuerdo lejano.
con un movimiento brusco, Eva se levanta del sillón, la música cesa y ella se agacha a orinar en una vasenilla. se seca y vuelve a sentarse.

Eva: siempre me visto como me siento. Ahora mismo estoy así: sintiéndome. ¿Frank? ¿Me extrañas cuando estoy dentro de mi?

el gato desaparece

Frank: (cerca de donde estaba el felino) Piensa en una canción. Una que te describa.

Eva: lo ideal sería que tu lo hicieras. Por lo menos sería mas romántico ¿no crees?

Frank: suena a reproche. ¿Te sientes sola?

Eva: es algo interior…o superior, no lo sé.

Frank se acerca a ella pero no la toca.

Eva: Ésto es lo que soy.

Frank: ¿Es suficiente para ti?

Eva se levanta pensando en una respuesta, descorcha una botella de vino, sirve dos copas, regresa al sillón con la propia.

Eva:  Me aprieta la piel.

Frank: Desgarrala.

Eva sorbe el vino y se sumerge nuevamente en sus pensamientos. tras unos pocos minutos se pone de pie y con agresividad rasga su ropa. la vela se apaga, pero se sigue escuchando el forcejeo de Eva con su ropa.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s