Génesis

Erase una vez, la creación.

La Madre Virgen, fecunda por la fertilidad de la madre tierra parió dos hijos: uno hembra, otro varón. Y los dejó en el mundo de reciente primavera.

La hembra se llamó mujer, que en su lengua significaba “favorita de la Diosa”, y el varón se llamó Hombre, que significa “el favorito del Dios”. Haciendo referencia a la dualidad divina, la fuerza creadora.

La sexualidad libre y sin culpa de la mujer y el hombre pronto rindieron frutos. La Madre Creadora y dadora de vida cada mes paría otros dos niños saludables, destinados a amarse y llenar con su semilla la tierra. Dividió el mundo en siete partes y lo repartió entre sus primeros siete  hijos.

Era un planeta próspero y glorioso. Los hijos de la Madre tenían poder sobre los elementos, las hembras sobre lo curativos y sobre los animales, las músicas y las bellas artes. Los varones en cambio dominaban todas las artes manuales.

No tenía ninguno de ellos obligación sobre otro, mas todo lo hacían con amor y devoción por el simple hecho de hacer feliz a quienes convivían cerca. Sin embargo entre muchos rituales que acontecían durante el año, los más importantes eran los que ocurrían una vez al mes, durante la semana de la luna llena…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s